martes, abril 28, 2009

Monoriel

Parece que no fueron solamente los ciudadanos de Springfield, Ogdenville y North Haverbrook, quienes totalmente convencidos por la canción de aquel vendedor de traje blanco decidieron gastar sus millones de dólares en un "monoriel".

Según tengo entendido en Argentina está pasando algo similar... la presidenta CFK (estoy cien por ciento seguro que ese sobrenombre lo inventó ella misma) no habría desistido en su propósito de construír un tren bala que uniría las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Inversión multimillonaria pero inútil si consideramos que el precio del ticket para subir al tren sería mas caro que el de una aerolínea...

¡Pero no señores... no es que los gobernantes latinoamericanos sufran de un síndrome de bloqueo neuronal! Es simplemente que la canción fue muy convincente...

¡Monoriel!


No se porque esto me hizo acordar a otro capítulo de los Simpsons...

"El hombre que busco en realidad, guiño, es don soborno, guiño guiño."

Matt Groening que grande sos...

4 comentarios:

Corto Maltes dijo...

jajajaja que gran escena esa de Homero con el policia, nunca la olvido y cada tanto me acuerdo y me rio solo. De los gobernantes solo resta esperar si alguno de sus negociados llega a salir bien y salimos medianamente favorecidos (cosa dificil).

La Maga de Lincourt dijo...

Claro, tu foto ahora explica muchas cosas, pero disculpa si la canción no me convence tanto como las sabias palabras: "síndrome de bloqueo neuronal".

Beso!

Totalmente Bananero dijo...

¿Al final no salió el viaje atmosférico de Menem que prometía unir Buenos Aires con Tokyo en 3 horas?.

Yo me entraría a preocupar porque nuestro país está planeando una renovación de las vías y trenes. ¿El vendedor de monorieles no será el mismo que el de allá?.

Cada escena de Los Simpsons donde se deja entrever la corrupción es memorable, tanto si participa el Alcalde Diamante ó el Jefe Górgory.

¿Porqué cambiaste la cara del Señor Spock por la de CFK? Entre tantas operaciones ahora son parecidos y todo.

Cintia dijo...

Lo peor de todo es que la gente se olvida de la barrabasada que se mando este gobierno con ese tema... ¡A quién se le ocurre invertir en semejante pelotudez cuando los trenes que toma la gente todos los días para ir al trabajo se caen a pedazos! No salgo de mi indignación.

Besotesss